Soporte a las actividades de basura espacial del CNES

GMV viene colaborando con la agencia espacial francesa (CNES) en sus actividades relacionadas con la vigilancia y seguimiento de objetos en el espacio desde 2012. Esta colaboración tiene lugar en el ámbito de contrato marco de ingeniería espacial que GMV tiene con el CNES.

Durante los últimos años, el interés general en la basura espacial ha crecido significativamente debido al creciente peligro que su proliferación está imponiendo a las actuales misiones y el riesgo en que pone la sostenibilidad de las futuras actividades espaciales.

El CNES lleva varias décadas trabajando en este asunto y por este motivo Francia ha desarrollado un marco legislativo para las actividades en el espacio y cuenta con su propia capacidad de detección y observación de basura espacial a través de una red de telescopios y de un radar de vigilancia.

Así, el CNES ha incrementado sus actividades en este terreno a fin de cumplir el marco legislativo francés y ha confiado en GMV para darle soporte debido a la extensa experiencia de GMV en el área a lo largo de numerosos proyectos para la Agencia Espacial Europea (ESA) durante más de una década.

Entre las actividades que GMV realiza para CNES cabe destacar el desarrollo de una herramienta para la estimación de la época de re-entrada de basura espacial en la atmósfera a partir de datos orbitales públicos poco precisos proporcionados por los EE.UU. En una primera etapa, se ha desarrollado un prototipo de esta herramienta para proceder más adelante con su industrialización e utilización operacional por parte del CNES.

Adicionalmente, GMV está liderando en la actualidad la definición de un banco de simulación de SSA (Space Situational Awareness) que sirva para analizar las necesidades de un futuro sistema operacional. Las fases del mismo incluyen la modelización de la evolución de la población de objetos en el espacio, la simulación de sensores (radares y telescopios) para la detección y seguimiento de basura espacial, el procesado de las medidas de estos sensores para la construcción y mantenimiento de un catálogo de objetos, la planificación de esos sensores y la evaluación de riesgos de colisión y re-entrada así como la detección de explosiones y colisiones entre los objetos del catálogo. Esta actividad continuará durante los próximos años con el desarrollo de este banco de simulación, en el que GMV también espera jugar un papel protagonista.